Maite Sarrió

MENÚ

techo de Cristal Dia de la mujer

Los Días Internacionales nos dan la oportunidad de sensibilizar a la población sobre temas fundamentales tales como los derechos humanos o la salud. Pretenden también llamar la atención de los medios de comunicación y Gobiernos para visibilizar problemas que precisan de medidas políticas urgentes.

Mi intención con una serie de publicaciones que te ofreceré durante el mes de marzo es sensibilizarte a ti, como mujer, para que reflexiones sobre qué situaciones o realidades existen en tu vida por las cuales debes activar en ti el 8M, tomando medidas para cambiar lo que esté limitando tu felicidad a nivel personal y profesional.

El 8M, Día Internacional de la Mujer, es un día para visibilizar no solo la discriminación, la violencia y las brechas de género o el techo de cristal, sino también tu trabajo invisible, tu talento y el valor de lo femenino.

Se ha dado el nombre de Techo de Cristal al entramado, aunque invisible y muy activo, que dificulta el acceso, bienestar y promoción de las mujeres en el mundo laboral, especialmente respecto al acceso a puestos de decisión.

Está formado por barreras internas (creencias estereotipadas de género, miedos e inseguridades, falta de asertividad y liderazgo, las cargas familiares…) y barreras externas (estructura, cultura, creencias y políticas organizacionales) que interactúan entre sí dificultando la realización laboral y personal de las mujeres, con consecuencias graves para la salud, la libertad, las relaciones personales y profesionales y la vida en general.

¿Cómo identificar tu techo de cristal?

Te cuento el primer techo de cristal que identifiqué en mi vida para ayudarte a visibilizar el tuyo…

Mi primer motivo claro para celebrar el 8M tuvo lugar a los 22-23 añitos, cuando tras tener mis estudios terminados, con unas notas de sobresaliente y en plena realización de un doctorado, presenté mi candidatura en un sindicato para un puesto de «psicólogo» en recursos humanos.

Aunque no ponía psicóloga, yo me presenté. Obviamente era la primera señal que debería haber tenido en cuenta para no presentarme, pues un lenguaje sexista ya indica que en ese lugar seguramente aún reina el patriarcado con barreras externas.

Me sentía extraña, de forma no consciente desempoderada, cuando me vestí como se supone que se debe vestir en una entrevista y para un puesto así (bien de una forma muy masculina o estereotipadamente femenina). Elegí falda corta y tacón con pañuelo de seda a juego. Yo misma me autoviolenté copiando un modelo que no iba conmigo. No me sentía para nada fluida con este “look”. Mi incomodidad y rigidez aumentó cuando el entrevistador me miró las piernas mientras me preguntaba si estaba casada o pensaba casarme pronto, si quería ser madre…

Mi primera gran decepción profesional y vivencia del techo de cristal se produjo durante aquella entrevista y, aún más, cuando eligieron a un chico en lugar de a mí, aunque yo tenía un mejor currículum, con la explicación de que un hombre se iba a desenvolver mejor en el puesto e iba a ejercer mejor sus funciones. 

Como podéis ver en aquel sindicato existían barreras externas como un lenguaje y sexista, preguntas discriminatorias o la creencia estereotipada sobre las mejores capacidades de un hombre que se unieron a mis barreras internas (mi falta de fluidez, incomodidad, un cuerpo tenso, desconfianza sobre si estaba en el lugar adecuado y de forma adecuada…).

Como coach de liderazgo y empoderamiento femenino te digo que nunca debes hacer algo así en un proceso de selección para no sufrir del síndrome de la impostora y perder seguridad. Lo importante es ser tú misma sin buscar imitar un modelo impuesto, puesto que en tu diferencia radica tu poder. Mostrar tu propio estilo es una muestra de tu talento, autoestima y empoderamiento personal y profesional.

En aquel momento sentí rechazo por el mundo empresarial y pensé que era más fácil para mí seguir en la universidad, donde yo ya estaba trabajando como becaria de investigación. Una barrera interna que interactúa con las dificultades que aún persisten en la empresa privada.

Esta es una realidad para muchísimas mujeres que terminan sus brillantes carreras técnicas o científicas como funcionarias para poder tener un desarrollo de carrera y una vida más serena. Ciertamente, la administración pública ofrece políticas de conciliación y tiene una cultura más inclusiva que la empresa privada. Circunstancias que tiene como resultado una mayor presencia de mujeres en la empresa pública que en la privada, especialmente en cargos directivos.

Si estás sufriendo malestar a nivel personal, y bloqueo y frustración a nivel laboral puede deberse al techo de cristal y la discriminación laboral que sufrimos las mujeres.

Si es así, tiene solución.

¿Qué hacer para romper el Techo de Cristal?

Debes saber que no sólo te pasa a ti y que no estás sola. 

A nivel internacional, europeo y en nuestro país existen leyes que nos amparan y sancionan los casos de discriminación y acoso sexual o por razón de género. Incluso actualmente se va a aprobar la ley de paridad o representación paritaria que exige a las empresas y organizaciones públicas y privadas un mínimo de un 40% de mujeres en cargos directivos.

Si sufres por barreras externas busca asesoramiento legal e infórmate en las instituciones o servicios de igualdad de tu localidad, comunidad o a nivel nacional.

Es útil asociarte con mujeres de tu sector y profesión y crear vínculos de apoyo, información, formación y networking

Si sospechas que estás sufriendo limitaciones por barreras internas (inseguridad, baja autoestima, dificultad para expresarte, poner límites, negociar…) busca apoyo psicológico y de coaching para tu empoderamiento espiritual, personal y profesional y círculos de mujeres. Como sabes estoy especializada en ello. 

Cuéntame… ¿Te ha pasado a ti algo similar? 

Te leo en comentarios ¡Aprendamos juntas!

Te comparto Video donde te explico más…

Soy Maite Sarrió

Doctora en Psicología · Terapeuta · Coach. 

Fundadora y Directora de la Escuela de Empoderamiento femenino Infinita

La importancia de que tengamos los niveles adecuados de bienestar para estar bien, ponerte en primer lugar es una de las condiciones para ponerte en primer lugar!

¿Cómo ponerte en primer lugar?

La importancia de que tengamos los niveles adecuados de bienestar para estar bien, ponerte en primer lugar es una de las condiciones para ponerte en primer lugar!

Suscríbete a mi Blog

Infinita Paz

Precios de retiros en la Escuela Infinita

Temporada Alta

Del 1 de junio al 12 de octubre; del 20 de diciembre al 6 de enero.
De viernes a domingo, puentes y festivos durante todo el año.

Un día y medio con alojamiento de una noche**
Una persona · 120€ / Dos personas · 140€

Temporada Baja

Resto del año.

Un día y medio con alojamiento de una noche**
Una persona · 110€ / Dos personas · 130€

Suplementos

Quiromasaje o masaje shiatsu 60′ · 60€
Reiki y aromaterapia egipcia 60′ · 60€
Limpieza energética / par biomagéntico · 60€
Programa de Meditación*** · desde 60€

* Reservas realizadas a través de la plataforma Airbnb disfrutando de su seguridad y calidad. Tarifas con impuestos incluidos.
* Las instalaciones disponen de cocina y barbacoa exterior. Puede solicitarse catering.
* Niñas/os hasta 10 años gratis.
* Mujeres víctimas de violencia de género, jubiladas y familia monomarental 7% descuento (a devolver tras realizar la reserva y documentarlo).
** Puedes reservar las noches que desees.
*** Elaboramos un plan a tu medida. Eige tu estilo (pasiva, activa o dinámica) y horario (matutino o vespertino). Precios según tu plan.